Un músico en un oasis: El Niño del Pegamento

Dani - El Niño del Pegamento
Dani, El Niño del Pegamento - Foto de Alfonso Barco

Músicos en el Oasis fue un programa de Radio Oasis en el que se entrevistaba a artistas y bandas de Salamanca y se anunciaba una agenda cultural semanal centrada en los conciertos de las bandas locales (locales por ser de «aquí» no por su proyección). La idea era traer a los músicos de la ciudad a la radio socio comunitaria de la ciudad y viceversa. Me gustaría aprovechar este espacio para recordar algunas de las entrevistas y músicos que pasaron por allí.

El primer invitado en pasar por el programa fue Dani, de El Niño del Pegamento. Ésta fue su presentación:

«Hoy por ser el primer día hemos traído un invitado con el que no me podía sentir más cómodo, porque con él he compartido hasta calcetines ya que vivimos juntos. Recuerdo, allá por el 2003 o 2004, ver en un Farinato Rock a un grupo que hacía sobre todo versiones –reguleras en su mayoría he de decir- y cuyo guitarrista y cantante lo daba todo en el escenario. Yo estaba de paso por la plaza San Román y terminé por pararme cuando vi que, ni corto ni perezoso el chaval se llevaba la guitarra a la boca y empezaba a hacer un solo a lo Hendrix. Menudo artista, pensé. El grupo, creo recordar que se llamaba Último recurso o algo así.

Tiempo después me presentarían a este chaval y hasta se pasó un día por mi casa a enseñarme un acorde nuevo para mí que cambió mi forma de ver la guitarra y la música, ah, que ¿no sólo hay quintas y pentatónicas? pensaba yo. Este chico estaba cargado de una energía, un nervio especial. No era que tuviera ganas, es que algo fluía dentro de él y tenía que darle salida porque si no se lo iba a comer. Así, le proponía tocar a todo el mundo y de todos sacaba algo y a todos algo dejaba. Así fue como tuve la suerte de formar con él Los Güirfinsur, donde hacíamos versiones rumberas de canciones y al poco tiempo canciones propias de lo que llamamos rumbanroll. Su voz fue despegando y de la timidez inicial pasó a la afinación aflamencada y ronca que le caracteriza. Pronto sus maneras eléctricas se abrieron paso en el rock limpio y experimental cruzado de aires flamencos con la Show Machingun. Después seguiría evolucionando por esos derroteros hasta llegar a su proyecto más personal, El Niño del Pegamento; personal e íntimo, pues él sólo se lo cocinaba en su laboratorio clandestino en una cueva en las lindes de pizarrales.

Su vena rockera y su pasión por las letras mordaces y rimadas le llevarían a formar parte de otros proyectos en paralelo, como los No hay tu tía con Andrés y el Chino de la extinta Teoría de Blas y Neurona Ghetto con el Brujo, voz de la formación de hip hop los Gatos del Parbu. Hoy por hoy hace como que anda quieto, pero aquí un servidor que ha sido cómplice de muchas confesiones en bocetos y maquetas, sabe que esa energía que no le deja vivir tranquilo es la misma que le obliga a vivir, pegado a una guitarra; la misma guitarra a la que le vi arrancarle la música a bocados hace años. Hoy ha venido al oasis Daniel Rodilla, Dani Güin, El Niño del Pegamento.»

Aquí os dejo aquí el programa completo:

Descargar el audio

Por entonces (finales de 2017), El Niño del Pegamento tenía tres discos, Despegando (2011), en el que Dani grabó la mayor parte de instrumentos y aprovechó trozos de grabaciones y maquetas que él mismo cortaba y pegaba (de ahí lo del pegamento); Bienvenido al pegamento (2013), ya grabado en estudio y con las colaboraciones de Jaime Shimo y Dani del grupo Gérmenes (solo de guitarra y coros respectivamente en Las tripas suenan) y el Canijo de Jerez de los Delinqüentes (voz en el tema Bienvenido al pegamento); y La Galería (2015) con colaboraciones de Victor Iniesta (el Bicho) y Tomasito y con un sonido y estilo más asentado y elaborado. En 2019 sacó el EP Cancionero Misántropo producido por David Lerman (bajista de Robe, Los niños de los ojos rojos), con cinco temas que son puro pegamento: guitarras y voces flamencas, eléctricas, distorsión y ritmos pesados y un toque de electrónica. En 2020 sacó una versión de Sucede (canción de Extremoduro) junto con Gato Charro y el single Véndemelo. En 2021 recupera un tema del primer disco y le da la vuelta experimentando con sonidos nuevos, La lija.

Todo esto podéis encontrarlo en plataformas digitales y en sus redes sociales. Hoy por hoy, pandemia mediante, parece un poco ausente, pero está latente, como el corazón delator de Poe. Y ojo, porque, independientemente de mis gustos, El Niño del Pegamento es de los artistas más interesantes y diferentes de Salamanca. Es un músico en un oasis, háganse un favor y escúchenlo.

«Apoyad a las bandas locales, escuchad la música de vuestra ciudad».

Jorge García

Sobre Jorge García 2 artículos
Músico, padre, técnico de sonido y de radio. LaMujerBarbuda *Freak Sound*

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*